Sérums

Están formulados para tratar problemas específicos de la piel: manchas, falta de hidratación, piel apagada… Se caracterizan por tener una concentración elevada de principios activos ¡por eso hacen magia!